Longyearbyen, una ciudad bipolar