Reduzco mi huella de carbono plantando árboles

Categoría:

Descripción

Los árboles son capaces de retener mucho CO2 . Apoya medidas de reforestación (o que eviten la deforestación).

¿Conoces cuál es tu huella de carbono? ¿Estás dentro del promedio? El primer paso para poder reducir nuestra huella de carbono es medirla. La huella de carbono permite modificar los hábitos de consumo de energía, productos, movilidad, etc., para conseguir reducir al máximo las emisiones de CO2 asociadas a nuestra vida cotidiana. Tienes a tu disposición herramientas online para calcular tu huella de carbono; por ejemplo, las calculadoras que ofrece CeroCO2 o la de Carbonfootprint.

Ten en cuenta también que los árboles actúan como sumideros de carbono; es decir, retienen el CO2. Por ello, apoyar medidas que eviten la deforestación o impulsen la plantación de nuevos árboles, especialmente, de especies autóctonas, contribuirá a reducir el exceso de CO2 en la atmósfera, disminuyendo tu huella de carbono. Cada especie tiene una capacidad de absorción de CO2 diferente; estos son algunos ejemplos por árbol, teniendo en cuenta un periodo de 30 años:

  • Castaño común (castanea sativa): 150 kg.
  • Pino insigne (pinus radiata): 1,15 t.
  • Pino rodeno (pinus pinaster): 550 kg.
  • Plátano de sombra (platanus hispanica): 650 kg.
  • Encina (querqus ilex): 150 kg.
  • Pino silvestre (pinus sylvestris): 100 kg.

Busca proyectos e iniciativas que promuevan la plantación de árboles y colabora con ellas. Participa en jornadas de voluntariado y planta tus propios árboles. En tu entorno más cercano podrás encontrar organizaciones, administraciones públicas o empresas que promuevan este tipo de iniciativas.

Ten en cuenta también que puedes compensar tus emisiones de CO2 con el aporte voluntario de una cantidad económica, proporcional a las emisiones generadas, en un proyecto que absorba una cantidad de toneladas de CO2 equivalente a la generada en nuestra actividad. En este enlace de la caja de herramientas tienes toda la información.

Ten en cuenta también que  puedes compensar tus emisiones de CO2 con la aportación voluntaria de una cantidad económica, proporcional a las emisiones generadas, en un proyecto que absorbe una cantidad de toneladas de CO2 equivalente a la generada en nuestra actividad.