4.000 millones de partículas de microplásticos en bahía de golfo de méxico

La Bahía de Tampa, ubicada en el Golfo de México y perteneciente al estado de la Florida, en Estados Unidos, es reconocida por su gran biodiversidad que incluye más de 200 especies de peces y 25 especies de aves que viven allí durante todo el año.

Un ecosistema que está en peligro, luego que un estudio de la Universidad del Sur de Florida y el Eckerd College calculara que las aguas de esta bahía contienen cuatro mil millones de partículas de microplásticos, lo que plantea nuevas interrogantes sobre el impacto de la contaminación en la vida marina y su ecosistema. Se trata de la primera medición sobre la abundancia y distribución de microplásticos en la región.

Los microplásticos son pequeñas partículas de plástico de menos de 320 milímetros, apenas visibles para el ojo humano. Provienen de la descomposición de plásticos más grandes, como botellas de agua, aparejos de pesca, bolsas de plástico, ropa sintética y otros artículos que contienen elementos de plástico. Estudios anteriores han encontrado estas partículas en todos los océanos del planeta e incluso en el Ártico.

Dado que tienen un tamaño similar al plancton, algunas especies de peces, de aves y de moluscos, como las ostras y las almejas, las ingieren, introduciéndo estos microplásticos en la cadena alimentaria.

El estudio reveló que el tipo predominante de estas pequeñas partículas en la Bahía de Tampa, tanto en agua como en sedimento, son fibras en forma de hilo que son generadas por líneas de pesca, redes y ropa que se lava y también fragmentos de plásticos más grandes. “Estos plásticos permanecerán en la bahía, el golfo y el océano durante más de una vida, mientras usamos bolsas y botellas de plástico durante menos de una hora”, dijo David Hastings, investigador principal del estudio del Eckerd College.

En promedio, el estudio encontró cuatro piezas de microplástico por cada 3,7 litros de agua en todos los sitios, y más de 600 piezas de microplástico por cada medio kilo de sedimento seco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *